Abril, una introducción.

Ya que llegaste a mi página, te cuento un poquito acerca de mí. Soy una argentina de 22 años, oriunda de Buenos Aires. Amo viajar y a los perros y tengo muchisimas cosas en contra de la norma social.

Trabajo como bartender mientras intento vivir de escribir, el camino es muy largo así que es una ventaja que me lleve bien con el alcohol. Acá vas a encontrar micro-relatos acerca de amor, corazones rotos y amistad condimentadas con drogas y contextos ilegales. También artículos de mis viajes y algunos consejos o reflexiones acerca del amor propio, viajar sola, viajar con un presupuesto muy ajustado y de como decirle a todo el mundo se que vaya bien a la mierda para que puedas vivir tu vida sin esa sensación de que le debes algo al mundo.

¿Por qué escribo en inglés? Es una facilidad que tengo y que me sirve a nivel mercado laboral, hope you don't mind.

Captura

Despedidas

Ayer se fue Sebas. Las despedidas duelen cada vez menos. No porque me haya hecho de piedra, todo lo contrario, cada vez me hago más permeable al amor –A recibir, sin cuestionar-

Pero siempre me pasa, que antes de desear buen viaje, me acuerdo de un flash que a veces entre secas me persigue.

Le digo Secuencia Mochila:

Leé más, dale, no seas vagx

Héroe

Te deseo que nunca seas un héroe de guerra.
Ojalá que aprendas a tocar el ukelele y te pinte empezar un curso de macramè.
Ojalá que tu arma más peligrosa sea una cuchara de plástico o una papa rústica.
Y que lo único que te hundan sea el F8 en la batalla naval.
Espero que nunca te ganes una medalla por pasarla como el culo y que tus amigos vivan para siempre.
Ojalá que seas sudaca y que lo único que tu país pueda pagar sean pistolitas de agua y bombuchas.

Lee más

Humahuaca

Estaba en Humahuaca esperando el micro de las dieciocho cuarenta y cinco. Nos llevaba a Buenos Aires por seiscientos cincuenta pesos. Era un Flechabus ilegal, no tenía los seguros y probablemente ningún papel al día. No importó. Seiscientos cincuenta pesos.

Faltaban dos horas y ya había recorrido cada rincón y ya había visto cada color, por lo menos, tres veces. En quince minutos iba a salir el cucú de la iglesia. Todo el pueblo se juntaba en la plaza a ver cómo una estatua, que parecía de plástico, se asomaba.

Leelo entero

París

Paris huele a vos.

A veces me gustaría que no fuera así.

A veces sería más fácil si no te hubiera conocido, fácil como "París huele a pis".

Pero te conocí, y oles a esperanzas y sueños y todo lo que Disney alguna vez me mostró. Y ahora también París huele así.

Leé más, dale, no seas vagx

Tatuajes

Me dijeron que después de haberme tatuado tantas boludeces, la próxima vez, me podría hacer algo conceptual y al siguiente lunes de mierda fui a pedir que me tatúen la cara de mis viejos en el orto.
El mismo día me rechazaste la birra y los chocolates.

Lee más

Imaginación on Board

Me divierte, sin igual, el juego de miradas netamente sexuales cuando estoy arriba de algún transporte.
Me gusta imaginar que es una película, que antes de bajarse me da un papel con su número: “Mariano, 1140246024”

Leelo entero

Una Buena Vez

Hace unos días que no paro de pensar en vos, ¿Sabés?
Estaba en terapia y le conté a la psicóloga de mi miedo de no verte más. Me dijo que se llamaba extrañar y me recomendó que deje de parafrasear sentimientos para que pueda pasar por el duelo de una "buena vez".

Leé más, dale, no seas vagx

Marlboro

No es tan malo dolernos.
No te voy a decir que no extraño los Marlboro (y menos un día como hoy).
No te voy a decir que ya no miro tus fotos (porque seguís en mis "búsquedas recientes").
No te puedo decir que volví a escuchar a mi banda preferida (porque también es tu banda preferida)

Lee más

Clavo

Yo soy el clavo que iba a sacar al otro clavo.
Al principio íbamos bien, ¿Te acordas de la primera birra?
Nos reímos un montón.
Me dolió no poder ser, ¿Sabes?

Leelo entero